Isabel en el Talavante Mexico

Alejandro Talavante causó un gran impacto en la afición taurina de la México, entregada por completo al español. A esta figura de 19 años se le comienza a reconocer como el “Torero Suicida”.

Mientras otros de a pie dan entrevistas y platican en el callejón, Alejandro está concentrado en lo que sucede en el ruedo. Un chaval a quien los toros respetan.

Esa tarde, la más esperada por cualquier joven matador, él recibió la confirmación de su alternativa de manos de su padrino, el diestro michoacano Fernando Ochoa y Chávez. Fue una tanda espectacular de verónicas y gaoneras de Talavante, quien llevó a su enemigo de un lado a otro de la plaza, de sombra a sol, como hace muchos años no veíamos en la México. Fue el gran triunfador de la tarde, merecedor de una oreja y salida en hombros por la puerta grande.

No le extrañe que este diestro, nacido en Badajoz, entre al cartel tan importante del 5 de febrero.

Como testigo, Leopoldo Casasola, quien por cierto brindó su segundo toro al valiente torero morelense Atanasio Velásquez, quien recibió una gran ovación por parte del respetable, desde su lugar en el primer tendido. Este hombre sufrió un grave accidente automovilístico el año pasado que lo dejó inmóvil e inconsciente por varios meses.

Los toros, bien presentados, de la ganadería de San José, propiedad de José Arturo Jiménez Manga, del Rancho El Cerrito, ubicado en Aculco, Estado de México.

Y como ya es costumbre, en la plaza se dejó ver la ex Pandora Isabel Lascuráin, en barrera de primera, para apoyar a Casasola, torero que su esposo, José Manuel Álvarez, apodera.

En barrera de segunda vimos al actor Héctor Suárez Gomíz; en cuarta, a Carlos Loret de Mola con Berenice, su esposa; al ganadero y ex gobernador de Hidalgo, Adolfo Lugo Verduzco, en sus apartados de siempre; Ana Mary Mignon, Raúl Saviñón con Javier Pérez Teuffer, ex presidente del Necaxa; Gaby Lascuráin y su esposo Pablo Barbachano; el empresario Javier Vázquez en compañía del ganadero Javier Garfias; Javier Ocampo, otro matador de Jalisco, apadrinado por monseñor Onésimo Cepeda; Chucho Solórzano en el callejón; el cronista taurino, Heriberto Murrieta y Fermín Espinosa, muy al pendiente de su torero, Ochoa.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: